EFQM en Estambul – Capitulo 2 (Ah!)


bosforo

El segundo día de una evaluación para los premios europeos de EFQM, es el día del “Ah!”. El martes, es el día en el que se descubren definitivamente aquellas cuestiones que seguían estando escondidas. Y es cuando, tras alguna de las entrevistas los evaluadores dicen: “Ah!, ahora lo entiendo”.

Y lo digo tanto por descubrir puntos débiles que estaban escondidos, como por encontrar sistemáticas, evidencias o herramientas de las que no teníamos noticias, porque la empresa no las había considerado relevantes. Y eso nos ha ocurrido hoy: creo que hemos conseguido aclarar los aspectos clave y solo nos queda entrar en los detalles y completar y afinar el análisis.

Las situaciones más habituales son las siguientes (ojo!, téngase en cuenta que estamos hablando de empresas que están en el proceso europeo, a nivel de “Champions Leage”, por lo que no hablaré del intento de esconder o disimular carencias, que pueden ser habitual en niveles inferiores)

– La empresa “esconde” algunas modificaciones o mejoras en curso. Es decir, evita mostrar abiertamente mejoras en curso, con la idea de que ésto puede afectar negativamente a la evaluación. Y nada más lejos de la realidad: cualquier experiencia de revisión y aprendizaje es más valorable que el estancamiento y el conformismo.

– Las personas entrevistadas esperan simplemente a que se les pregunte y no son proactivas a la hora de mostrar buenas prácticas o sistemáticas que pueden ayudar a reforzar evidencias. Hay que recordar que una evaluación no es una auditoría. No se parte de diez y se resta en function de las desviaciones; sino que se comienza de cero y se suma según lo que se encuentra. Lo que no se conoce no se valora.

– La empresa cuenta con un esquema de resultados más completo y estructurado que lo que refleja la Memoria de presentación, pero no se facilitan los datos hasta que el evaluador lo pide. Se puede aplicar la misma conclusión que en el caso anterior: lo que no se ve, ni se evalúa ni puntúa.

Pues bien, en este caso (el de una empresa de casi 6.000 empleados de Estambul), nos hemos encontrado con algunos casos de los mostrados en segundo lugar. En la reunion final de la jornada (las denominadas como “Mirror Meetings”) con los responsables en la empresa del proceso de evaluación, he insistido (como líder y portavoz del equipo evaluador) que pidan a su gente que sean proactivos; que no esperen a que preguntemos. Que no podemos perder la oportunidad de conocer sus buenas prácticas de gestión; que , por cierto, son muchas.

Mañana más. ultimo día de entrevistas, previo al duro día en el que tendremos que completer nuestras conclusiones. Espero que al menos nos de tiempo de asomarnos al Bósforo, que ofrece un paisaje que,no cabe duda, es otra muestra de “Excelencia”. Hasta mañana.

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>